Perfume arrugado

Soy alérgico a las viejas perfumadas. No a cualquier perfume ni a cualquier vieja. Pero me di cuenta, hace un rato, que a partir de determinada edad las mujeres usan un perfume mezcla de insecticida y jabón de ropa que me dejan sin aire.

- Cómo está? Así que usted es el arol
- Si, sí señora. Lamento desilusionarla, pero soy yo. ¿Cómo está?
- Bien. Me lo hacía más joven
- Gracias por el cumplido, pero mis papases decidieron tener una noche de lujuria unos años antes de lo que usted imaginaba

La conversa se dio hace un rato entre la madre de un amigo-conocido a quien sólo la hice reír un par de veces por teléfono y guardó el recuerdo en su memoria.
Por el teléfono no se escuchaba tan arrugadita y no se sentía ese olor asfixiante.
Pasado los 60 la mujer mantiene su coquetería, lo cual implica aros gigantes, un collar de perlas que no son perlas, un par de cadenas con crucecitas, un poco de arrugas como cuello de tortuga, mucho maquillaje que si se le da un golpecito se descascara y ese perfume… ajjj ese perfume.
Tal vez, imagino, a esa edad el olfato ya no les funciona tanto y creen que es el mejor olor del mundo. Pero déjenme decirles, señoras de varias décadas de andanzas: esa porquería que se echan apesta. Y apesta muchísimo.
Tuve que conversar unos cuantos minutos por respeto a ella, pero el tiempo justo por respeto a mí.
Lo siento por los que se sienten ofendidos/as, pero así como a algunos los deja sin aliento el plátano oriental, otros dan metralladas de estornudos frente a un gato, a mi las señoras que pasan de los 60 acompañadas de su perfume me cortan la respiración.

- Perdone por lo chismoso pero ¿qué perfume usa?
- Ahhh, es uno que me regaló mi hermana. Me lo trajo de España en el verano
- ¿Y todavía lo tiene?
- Si, es que como me gusta lo cuido ¿Le gusta?
- ¿La verdad?
- No le gustó, ya me di cuenta
- Qué perspicaz que es; pero no es que no me gusta, solo que me tapó la nariz que ni siquiera llegué a darme cuenta si me gustaba o no.
- Jeje, qué simpático

Le hice una sonrisita para que siga creyendo que era chiste porque como realidad era muy dura para su edad, pero decidí que no me volveré a arrimar a ella más de 30 segundos.
No las obligaré a cambiar de perfume (pobres, las dejaré creer que están geniales) pero mis visitas serán con corticoides en mano.

1 comentario:

Angela dijo...

has probado con dejar de tomar?
jejeje
Eso habrás pensado de mi vieja tb seguro
te llamo mañana
besos