2009 con crisis


El 2009 ya fue raro antes de comenzar así que ni se me ocurre cómo va a terminar.
Tan extraño resulta este 2009 que ya pueden verse cosas raras:


  • Me senté a la mesa y he preguntado “¿qué hay de entrada?”. Y la respuesta fue contundente: “Tío, que de entrada tenemos nada más que la puerta y con la crisis que se viene este año haremos ayuno religioso, es decir que rezaremos para tratar de comer de vez en cuando”.
  • La cena no fue tan mala. Comí un pequeño (bastante pequeño) asado de liebre, y por suerte esta vez mientras estaba comiendo en aquella casa no vino a molestar el gato llorón.
  • Terminada la cena comenzaban las celebraciones más tradicionales.
  • Llegó la hora de abrazos y esperanzas así que el más precavido lanzó un “Próspero 2010”.
  • Comenzaban las campanadas. Al fin las doce campanadas y podré comer mis doce uvas y justo cuando iba a dar el primer bocado el dueño de casa me alerta: “Cuidado!! No se te ocurra morderlas que este año solo se chupan y se guardan para el próximo”.
  • Y lo último que me pasó es algo personal: Algunos amigos que viven en países donde no usan la “ñ” en el teclado me mandaron felicidades y etc, pero en ellas decía “Feliz Ano” y no sabía bien si no encontraban la “ñ” o pensaban que comencé a andar en reversa. Por las dudas me he levantado y le he dado las felicidades a mi bendito culo.


Bonus Track:
¿Cuál será la frase del 2010?
La esperanza fue lo último que hemos perdido.

1 comentario:

valentina dijo...

...creo que yo me he referido a tu culo en alguna ocasion...sin querer evitarlo...so sorry!!!